-

martes, 15 de febrero de 2011

19

Lenta, pero segura

Mi nuevo animal favorito es el perezoso. Acabo de decidirlo, y es fácil darse cuenta del porqué.

Los perezosos tienen el metabolismo más lento que los demás animales, y eso los hace moverse despacio, comer despacio y vivir despacio. Pasan gran parte de su vida colgados cabeza abajo en el mismo árbol y llegan a dormir hasta diecinueve horas por día; cuando no están durmiendo, comen hojas y brotes y se mueven tan lentamente que casi parece que estuvieran quietos. Su lentitud les permite pasar inadvertidos a los depredadores -o sea, son lentos, pero seguros- y vivir en una relación casi simbiótica con su entorno. Fuera de las copas de los árboles son torpes, aunque nadan sorprendentemente bien.
Perezoso
Lo que nosotros tomamos por pereza es en realidad una forma más apacible de vivir.

Definitivamente, son criaturas maravillosas; adaptadas, pacíficas, felices... lo que explicaría por qué, en todas las fotos de perezosos que he visto, parece que estuvieran sonriendo.

Me siento totalmente identificada con estos animalitos: me muevo lentamente y soy bastante torpe, aunque las cosas me suelen salir bien al final. No me gusta nada alejarme mucho de mi casa, y a veces ando tan a contramano que parece que colgara cabeza abajo; a pesar de tener muy mal genio, soy tranquila y evito las confrontaciones, pero sobre todo, ¡me encanta dormir!

En realidad no soy perezosa; simplemente tengo una forma más apacible de vivir...




(En un aparte, el coito entre perezosos puede llegar a durar hasta unas veinte horas, ¡porque suelen quedarse dormidos en medio del acto sexual! En eso sí que no me siento identificada, gracias a dios... me gusta dormir, pero hay momentos y momentos.)

19 comentarios:

Tani

Los perezosos son hermosos, me gustan mucho, de toda la vida. Esa forma de vivir tan apacible puede ser buena si es lo que hace a uno sentirse pleno. Yo es que no me ajusto a esa descripción, pero sí que tiene su encanto vivir a ratos así: sin prisa, sin presión, sin preocupación... ¡ pero sin siestas a medio acto sexual, ja, ja,ja!

beso, amiga

alcorze

No me importaría nada poder ser un perezoso en algún momento, menos en lo de los asuntos de cama XDD

Ana Laura

Infoinfo unik, I'm glad you like. Welcome and thank you for your comment :)

Tani y Alcorze, vivir sin prisas pero sin pausa está de más, ser perezoso puede ser muy bueno. Y el asunto de las veinte horas de cama es, como mínimo, muy interesante... ¡pero que no haya siestas! como bien dice Tani :D

Besos muchos!

La Perfida Canalla

JAJAJAJA
Estoy contigo en todo!!! Sobre todo en lo del coito XD!!!! jajaja...No es el mejor momento para dormirse...
Por cierto soy Perfida
Un saludo coleguita

S. Cid

Jajajajajaja, qué buena entrada. Y, sí, cuánta razón tienes...: no se trata de pereza, sino de una forma más apacible de vivir.

En cuanto al aparte final..., no digo que el momento sea el idóneo para quedarse dormida, pero, claro, tengamos en cuenta que a ellos les lleva 20 horas..., así igual tienen que descansar ;-)

Saludos (genial entrada).

CreatiBea

Nos perdemos tantas cosas por ir deprisa... Yo creo que sería una ardilla... ;)))

J.J. Bustos

Nos, los reivindicadores acríticos de los perezosos, coincidimos con S. Cid sólo es posible llegar a las veinte horas con una siestita en el medio.

Abi

¡La verdad es que no sabia que existían los perezosos! ¡Y qué felices se los vé! Seguro es por esas 20 horas (aunque con siesta en el medio).

Anónimo

Te dormis en el coi...y te mato!

Ana Laura

Pérfida Canalla, la verdad es que eso de dormirse en el medio del camino, me parece ya el súmmun de la pereza, ¿verdad? Aunque como dicen algunos comentaristas, durar 20 horas sin alguna siestita, como que medio imposible!

Un gusto tenerte por el blog, prometo visitarte prontito!!

Ana Laura

S.Cid, siiiii, no lo había pensado de esa manera, pero claro... después de 20 horas, ¡hay que descansar!!!

Si me pongo a pensarlo seriamente, creo que en mi luna de miel rompí ese record... pero con siestitas incluidas, ¡obvio!

Un beso y me alegro mucho que te divirtiera tanto la entrada.

Bea, sabes que puedo imaginarte perfectamente como ardilla. ¡Se me hace que eres una mujer muy activa! El día que tomemos ese té, tu deberás aquietarte y yo agilizarme un poco, ¿qué te parece?

Saludos!!

Ana Laura

Sr. Bustos, sus argumentos y los de la Sra. S.Cid han minado totalmente mis objeciones.

¡Arriba los coitos de 20 horas con siestitas incorporadas!

Ana Laura

Abi, tenés razón. No lo había pensado, ¡el motivo de las sonrisas son esas maratones amatorias!

Eli, eeessstooooy muuuuuyyyy biiiennnn... peeeerooooo quiiiierooooo veinteeeee hoooooraaaaassss deeee ammmmmmooooooorrrrrrr

Anónimo, vos me despertás, ¿ta?

Pepe Boza

Hay todo un movimiento SLOW relacionado con la comida, el trabajo, el desvivirse...
Por algo será

Ana Laura

Menos stress, ¿no? Debe ser una forma más saludable de vivir, sin dudas...

Saludos, Pepe :)

Karlita la + Bonita

Pero qué envidia, yo sería feliz si pudiera dormir casi todo el día... un momento, de hecho sí lo hago, jejeje, aunque no siempre, tampoco soy tan holgazana; dormir es uno de los mas grandes placeres. Y bueno, lo del coito, ¿quién fuera mitad perezoso para echarse 20 horas con la pareja en actos puramentes eróticos?, claro que sin agregar lo de las siestas...

Ana Laura

¿O con siestitas compartidas entre mimo y mimo? Coincido contigo en que dormir es uno de los placeres más grandes, ufff, ya se me termina esto de dormir todo el día... empiezan las clases.
:(

Saludos, Karlita. Gracias por comentar :)

Y vos, ¿qué opinás?

Ir Arriba