-

lunes, 15 de agosto de 2016

2

Torta Mousse de Frutas

Como bien saben, me gusta mucho cocinar, especialmente la repostería, y me suelo lucir en las reuniones con mis creaciones (¿humilde, yo? naaaa).

Por eso se me ocurrió que podría compartir con ustedes la receta de la última torta que hice, y que llevé al cumpleaños de una amiga (y ya de paso les doy el link de esta entrada a quienes me pidieron la receta, que son unos cuantos). Es que publiqué la foto en Facebook y tenté a mucha gente (perdonnn).

Torta Mousse de Frutas

Mi amiga es uruguaya, pero vivió muchos años en Puerto Rico y tiene debilidad por las frutas, así que quise hacerle algo a su gusto. Claro, las frutillas y duraznos no son tan exóticos como las frutas caribeñas, pero tienen lo suyo y son deliciosas.

Así que bien, aquí va la receta:


Torta Mousse de Frutas

Ingredientes

- Un bizcochuelo de vainilla.
- Crema mousse: Para la crema necesitarán: 1 caja de postre de vainilla Royal (8 porciones), ½ litro de leche, ¾ litro de crema doble, 4-5 cucharadas de azúcar, 2 sobres de gelatina sin sabor.
- Frutas: 1 lata de duraznos en almíbar grande, 1 kilo de frutillas y 2 kiwis (opcionales y solo para decorar, si los ponen en la crema quedan amargos), pero pueden usar las frutas que deseen.

Torta Mousse de Frutas

Procedimiento

Armado (1ª parte)

1. Para empezar, debemos hacer un bizcochuelo de vainilla en una asadera desmontable de aprox. 22cm. de diámetro. Si quieren la receta del bizcochuelo, me la piden en los comentarios.
2. Una vez frío, cortan el bizcochuelo en tres partes (la del medio no la van a usar, así que se la pueden ir comiendo), y ponen la parte de abajo en un platón de postre. Lo humedecen con el almíbar de los duraznos.
3. Vuelven a colocar el aro de la asadera a su alrededor. Yo también le pongo unas tiras de acetato (bah, unas tiras anchas que corté de unas placas de rayos X viejas) contra la asadera – esto ayudará a que sea más fácil sacar la asadera más tarde.
4. Preparan la crema mousse de frutas.

Crema mousse de frutas

1. Preparan el postre de vainilla con la leche, siguiendo las indicaciones del envase (aunque van a usar la mitad de la medida de leche indicada, solo ½ litro) , y dejar enfriar.
2. Baten la crema doble con el azúcar hasta lograr una chantilly.
3. Reservan parte de la chantilly para decorar.
4. Hidratan la gelatina con una cucharada o dos del almíbar de los duraznos (en una taza, mezclan la gelatina con el almibar y lo llevan al micro 30 segundos).
5. Mezclan la gelatina con el postre de vainilla (si está muy duro lo pueden batir con la batidora)
6. Mezclan el postre de vainilla con el resto de la crema chantilly con movimientos envolventes para tratar de que no se baje mucho.
7. Agregan a esa crema las frutillas y los duraznos picados (recuerden reservar una parte para decorar la parte de arriba).


Torta Mousse de Frutas


Armado (2ª parte)

1. Decoran contra la asadera con trozos de durazno, frutillas y kiwis.
2. Vierten la crema mousse con cuidado de no desarmar la decoración de frutas, como tiene el aro de la asadera, no se derramará.
3. Colocan la parte de arriba del bizcochuelo tapando la mezcla. Lo humedecen con almíbar de los duraznos.
4. Extienden la crema doble que habían reservado sobre el bizcochuelo.
5. Decoran con las frutas que habían reservado.
6. Refrigeran por lo menos por 6 horas para que la gelatina cuaje bien.
7. Retiran el aro de la asadera y los acetatos y rezan para que no se les venga abajo todo al hacerlo (broma).

No es un postre difícil, aunque lleva su tiempo porque tiene muchos pasos... pero les puedo asegurar que el resultado es espectacular. La crema mousse es muy sabrosa, la frescura de las frutas siempre es un acierto, y además tiene una pinta bárbara.

A mi amiga le encantó :)

¡Qué les quede rica!!

domingo, 7 de agosto de 2016

2

Hace quince años

Hace quince años, el 2001 llegó cargadito de acontecimientos. Ese año pasaron muchas cosas importantes para mí: Peter Jackson estrenó la primera película de “El Señor de los Anillos” , mi libro favorito de todos los tiempos, Al-Qaeda hizo estrellar dos aviones contra las Torres Gemelas y cambió la dinámica del mundo, mientras que en la Argentina comenzaba una crisis que nos alcanzaría al año siguiente.

Sin desmerecer la importancia de esos eventos, en mi vida, lo determinante del 2001 fue el nacimiento de Alessandra, mi segunda hija, una madrugada helada a fines de julio. Estaba con licencia por maternidad cuando atacaron las torres y por eso pude ver la catástrofe en vivo; mi ex me llevó a ver El Señor de los Anillos en la semana de estreno y nos prometimos seguir viendo las siguientes películas el mismo día (no lo cumplimos, para El Retorno del Rey ya estábamos separados), la crisis del 2002 nos golpeó fuerte -si no en el bolsillo, en nuestros proyectos- y la vida familiar se fue al diablo.

Pero el 2001 fue especial, igual que el 95 antes, porque más allá de lo que ocurriera a nivel global, sea conflicto armado, crisis financiera o evento cultural, fueron los años en que nacieron mis niñas, y todo cambió para siempre.

Me parece mentira que Alessa ya tenga quince años. El sábado pasado le festejamos sus “Quince” y estaba reluciente con su vestido blanco cortito, championes negros y pelo violeta. Porque si hay algo que es Ale, es original, y me salió bien friki.

Alessandra se está convirtiendo en la jovencita excepcional que se adivinaba desde hace años. Es inteligente, creativa, malhumorada, y siempre tiene la última palabra. Es muy radical –como buena adolescente– ve el mundo en blancos y negros, y muchas veces lo encuentra en falta, pero solo por estar en él, le aporta color... violeta en este momento.


No es la primera vez que describo a mi niñayanotanniña, y no hay mucho nuevo que decir. Sigue leyendo como desaforada, escribiendo historias inquietantes, y adorando los comics y los anime; tanto que para festejar sus emblemáticos Quince Años, va a ir a una convención de comics en EEUU, con cosplay y todo.

Es divina.

Hace mucho, en una película, escuché una frase que se me quedó grabada: “si todos los niños son especiales; uno se pregunta cómo es posible que después se conviertan en adultos tan comunes”. Siendo testigo de la evolución de más adolescentes de los que puedo recordar, puedo acreditar que esto pasa, pero estoy segura de que no va a ser el destino de Alessa. Si algo va a ser toda la vida, es original.

Y sí, soy una madre boba. Tengo derecho; tengo las hijas más maravillosas del mundo.

miércoles, 17 de febrero de 2016

3

Resoluciones de Año Nuevo o encarando el Nido Vacío

Generalmente me cuesta un par meses decidirme a cambiar de año. Lograr esa sensación de hojanuevaenellibrodemivida me lleva fácil todo el verano, y suele coincidir con el comienzo de las clases. Recién ahí arranca mi año nuevo y recién ahí puedo empezar a pensar en encarar algún tipo de lista, proyecto o resolución para los meses venideros. A lo mejor es un problema de negación, o el calor que me aletarga, o a lo mejor simplemente es que soy uruguaya y dejo todo para después. La cosa es que recién ahora, a mediados de febrero, me puse a pensar en mi futuro cercano.

Creo que lo más movilizador que va a tener mi nuevo año es que mi hija mayor se muda de casa. Como tantos jóvenes del interior, debe irse a la capital para sus estudios terciarios; y como tantas madres de jóvenes del interior, debo procesar que mi nena se va.


Teniendo en cuenta esto, son dos las cosas que me preocupan en el momento: por un lado, la plata. Tener una hija viviendo en otra ciudad es costoso, y por más que tengo el apoyo económico de los abuelos, no hay dudas de el tema plata este año va a ser un poco difícil. Y por el otro, la distancia. ¡La nena se va!

La plata. Para solucionar este problema tengo varias opciones, lo ideal sería conseguir otro empleo, pero como ya trabajo 52 horas por semana, se me complica un poco, así que se me ocurrieron algunas alternativas:

âPlan B: Podría hacer una Walter White y ponerme a fabricar cristalitos azules. Todavía tengo el texto de Química que le compré a Elisa hace un par de años: tiene como 2000 páginas, por algún lado andará la receta de las metanfetaminas. Después lo único que necesito es conseguir un par de pitbulls, contratar algunos minions con buenos bíceps para que se encarguen del trabajo sucio, y hacer unos libritos tipo Avon para ofrecer mi merca(ncía).

âPlan C: Robar un banco. Para que no digan que no soy una persona eficiente, podría usar los pitbulls y los minions musculosos del Plan B para asustar a los cajeros y lograr que me den el botín. Eso sí, como acá en Piriápolis hay un solo banco, mejor me voy a robar financieras a Punta del Este. Tiene mucho más glamour.

La distancia. ¡Ahh, el famoso síndrome del nido vacío!! Ya me vengo haciendo a la idea desde hace tiempo, pero ahora que llegó, me da un poco de miedito esto de pasar a tener solo la mitad de la familia en casa. Por suerte mi hija menor todavía es chica y faltan años para su partida, así que mi desesperación no va a ser tan grave. Creo.

Acá se me ocurrió que más que una lista de las cosas que podría hacer, tengo que pensar en una lista de las cosas que NO debo hacer:

â NO mudarme a Montevideo. Eso es un gran no-no. Ella necesita su espacio y yo el mío, y Alessa todavía me necesita a su lado.
â NO aconsejarle estudiar carreras raras,como Arqueología o Biología Marina. ¿Que qué tienen de malo esas carreras? Absolutamente nada, pero seguramente no consigue trabajo nunca y en unos años tiene que volver a casita con mamá.
â NO llamarla cada cinco minutos (ídem los sms, whatsapp y/o emails). Para empezar, no hay plan de datos que alcance, y para seguir, sería como vivir a analgésicos en vez de sacarte el diente de una vez. Se fue y hay que asumirlo. Es preferible que disfrute mis llamadas, a que cada vez que vea mi nombre en la pantalla se pregunte qué quiero ahora .
â NO ser morbosa. Esto viene vinculado a la anterior: hay que recordar que las malas noticias viajan mucho más rápido que las buenas; si no me llama, no quiere decir que esté en una cuneta desangrándose (además en Montevideo no hay cunetas).
â NO vaciarle el dormitorio. La idea de armar un precioso escritorio para mí en su cuarto es muy tentadora, pero ya me lo prohibió terminantemente.
â Y por último: NO vivir llorando por los rincones, me puedo resbalar en los charcos.

Bueno, creo que como resoluciones de principio de año (aunque sean a marzo) están bastante bien. No tengo mucha experiencia en el tema, pero dicen que los drug dealers y los bank robbers se llenan de plata, y estoy segura de que podría ser buena en eso de llenarme de plata (ya soy experta en gastarla), así que el primer punto está cubierto.

Por otro lado, si me porto bien y no hago esas cosas espantosas, probablemente sobreviva al síndrome del nido vacío sin apabullar/ahogar a mi hija mayor. No sé si puedo decir lo mismo de la menor, que va a ser la que me aguante durante todo el proceso, ¡pobre Alessa!

Próximamente pensaré en una lista al respecto, lo prometo.

lunes, 1 de febrero de 2016

1

Mono con mono

Según el horóscopo chino, el 2016 es el Año del Mono, y no cualquier mono, sino el Mono de Fuego. El año del mono comenzará el 8 de febrero de 2016 - la segunda luna nueva después del solsticio- y se viene movidito.

Por lo que he estado leyendo, los años del mono suelen ser bastante impredecibles y caóticos; lo cual no es de extrañar, si tenemos en cuenta las características del signo.


Los Monos son provocadores, ingeniosos, atrevidos, inquietos, traviesos y muy curiosos; a diferencia de otros animales del horóscopo chino, los monos afrontan la adversidad con destreza y sin mucho análisis, y son dados a la diversión y las bromas pesadas. No en vano su logo es: “yo entretengo, yo sorprendo.”

Bueno, no hay duda de que los monos -los de verdad- saben cómo divertirse; pero nosotros, los seres humanos, no tanto. A menos que nuestra definición de diversión sea ‘locura extrema’.

Para que se hagan una idea, el último año del Mono de fuego, hace 60 años, fue bastante complicado:

En el año 1956 los soviéticos invaden Hungría, Gran Bretaña y Francia bombardean Egipto para reabrir el Canal de Suez, Israel invade la península del Sinaí, hay un golpe militar en Sumatra, y Fidel Castro y el Ché Guevara desembarcan en Cuba para iniciar la revolución cubana. Marruecos y Túnez logran su independencia de Francia, Sudán se independiza del Reino Unido y Marruecos de España, también se forma una república islámica en Pakistán. Las tensiones raciales en EE.UU. se hacen críticas, aunque el Tribunal Supremo dictamina que la separación de razas en los ómnibus es inconstitucional. Además, los norteamericanos detonan la última bomba atómica en su territorio, pero se lucen lanzando otras 17 más sobre los atolones de coral del Pacífico. Juan Carlos de Borbón (futuro rey de España) mata a su hermano menor, Alfonso, bajo circunstancias extrañas. Marilyn Monroe se casa con Arthur Miller, el Príncipe Rainiero de Mónaco con Grace Kelly, Elvis Presley llega a la fama, Pelé debuta en el fútbol y se celebran los XVI Juegos Olímpicos en la ciudad de Melbourne, Australia. Y acá en Uruguay, el canal 10, Saeta, comienza las primeras transmisiones de televisión del país, para que nos pudiéramos enterar de todo esto, obviamente.

Alguna cosita pasó, ¿verdad?
Años del Mono: 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016.

Pero esto no es nada, porque aparte de las predicciones de fogosa actividad, parece que el año del mono será particularmente desafortunado para, precisamente, ¡los monos!! (y sí, soy mono; y no, no les voy a decir en qué año nací)

La idea es que si un mono paseandero -esa sería yo- atraviesa el territorio de otro mono -ese sería el 2016- el primer monito, indefenso él, deberá mantener el perfil bajo y no hacer olas, para que el Mono reinante (noten la mayúscula) no lo casque y pueda llegar sano y salvo al próximo reino (el 2017). Ya sé, mucha metáfora, pero la cosa es que mono con mono, no es monada.

Yo solo digo esto: a mí que no me jodan; acabo de sobrevivir el 2015, ¡ya estoy cumplida con años complicados!


Ir Arriba