-

miércoles, 31 de agosto de 2011

26

Blade Runner

Era domingo, tenía 14 años y estaba obsesionada con ‘Blade Runner’. La pasaban en un cine chiquitito y no muy bueno, y ninguna de mis amigas –bastante más clásicas que yo en materia de gustos– tenía el menor interés en verla. Todavía era lo bastante chica como para lagrimear de decepción, y mi padre, que tenía dos empleos en esa época y solo descansaba la tarde de los domingos, se enterneció y decidió acompañarme. Fue una tarde increíble; todavía me recuerdo, sentada en esa sala con olor a humedad, mirando una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos, y escuchando los ronquidos suaves de papá durmiendo su siesta dominical desde la butaca contigua.

Años después, cuando se estrenó the director’s cut del clásico, yo estaba por casarme, y a pesar de las emociones lógicas de una novia, seguía obsesionada con Blade Runner. El tema es que me casé un viernes, y el sábado a la noche estaba sentada en el cine con mi flamante esposo, viendo la nueva versión de la película. Mi ex –que evidentemente estaba muy enamorado– no se durmió como papá, pero estuvo muy cerca.

Blade RunnerUstedes dirán, ¿a qué viene todo esto? Es que leyendo esta excelente entrada en el blog del Solitario de Providence me vino a la cabeza como dos de los hombres más importantes de mi vida me acompañaron en mi frikismo y se durmieron a mi lado... o casi.

Me pregunto qué pasará con el próximo, ¿podré contar con que Ridley Scott siga sacando versiones de Blade Runner para probar su cariño o me tendré que resignar a perder ese barómetro?



"Memories! You're talking about memories!"
Blade Runner, 1982

domingo, 14 de agosto de 2011

14

¿Arte o zapatos?

Manolo Blahnik, Jimmy Choo, Christian Lauboutin, Alexander McQueen , Sergio Rossi, Yves Saint Laurent, Givenchy, Christian Dior, Prada...

No, no me volví loca ni estoy en un delirio zapatístico. Simplemente tengo locura total por los zapatos desde hace muchos años, incluso ya había publicado algo al respecto. Supongo que muchas mujeres compartirán mi entusiasmo; sin llegar a los extremos de una Carrie Bradshaw o aquella Primera Dama filipina que supo tener más de tres mil pares, creo que a la mayoría de nosotras nos tientan los zapatos.Christian Louboutin Anemone Stilettos

No sé ustedes, pero yo si en algo siempre he lamentado no ser rica –o un personaje ficticio como Carrie– es en no poder comprarme todos los libros y zapatos que desearía. Claro que eso no me impide mirar con ojos ávidos las nuevas colecciones de diseñadores año tras año, ni pasarme horas frente a las vidrieras de las zapaterías o darme el eventual gusto de un par de zapatos di-vi-nos pero totalmente imprácticos.

Bueno, pero voy a parar porque si sigo divagando sobre zapatos seguro los aburro. En realidad lo que les quería mostrar es la campaña de publicidad que lanzó Christian Louboutin para su colección de otoño-invierno de este año. Y ya que estamos, mostrarles también las campañas de colecciones anteriores. Así que díganme –tanto si les gustan los zapatos como si no – ¿no les parecen maravillosas, sumamente creativas y originales estas imágenes?

Otoño-Invierno 2011/2012
Honestmente a mí nunca se me hubiera ocurrido algo así, pero claro, yo no soy publicista ni un ícono de la moda. Los zapatos se integran tanto en los cuadros que casi ni se ven, como si no fueran el objetivo de todo el asunto.

Las fotografías de la campaña fueron tomadas por Peter Lippmann y los cuadros y artistas que las inspiraron son: Santa Dorotea de Francisco de Zurbaran; Portrait d’une Negresse de Marie Guillemine Benoist; Marquise de Pompadour de Jean-Marc Nattier’s; Magdalena y la Llama de Georges de la Tour; Retrato de una Joven de Jean-Baptiste Corot; e Isabel de Austria de Francois Clouet.

Otoño Invierno 2010/2011
Para esta campaña Louboutin se inspiró en cuentos de hadas clásicos, como Alicia en el País de las Maravillas, Cenicienta y La Sirenita. El fotógrafo es Khuong Nguyen. La campaña se llama "Cuentos de Invierno", apropiado, ¿no? A ver si adivinan a qué cuento corresponde cada foto...

Lo que es seguro es que si pudiera comprarme un par de esos zapatos de suela roja, ya me sentiría en medio de un cuento de hadas.


Otoño Invierno 2009/2010
Peter Lippmann otra vez, pero ahora inspirado en típicos bodegones o naturalezas muertas. Bien podrían ser un vanitas holandés - no deben ser muchas las cosas que representen mejor la vanidad y la decadencia que esos zapatos imposibles en medio de la fruta y el vino, ¿no creen?

Personalmente, la que más me gusta es la de los cuentos de hadas, ¿a ustedes?


"Give a girl the correct footwear and she can conquer the world."
Bette Midler

Ir Arriba